Adolfo Ochoa: La Nueva Voz de la Animación

- Publicidad -

El Zulia ha tenido un historial de buenos animadores. El pionero fue Pedro Colina, con su chispeante humor y su rapidez al improvisar y declamar en los escenarios y en las emisoras locales. Paseó su inconmensurable talento por las fonoplateas de los años 60 y 70. Oscar García fue pionero en la televisión de cobertura nacional, también triunfó en los circuitos deportivos y en las emisoras comerciales.

Daniel Alvarado rompió con el paradigma del gaitero estático, solemne. Él logró unir al público con el show gaitero, primero con Cardenales del Éxito y luego con Los Caracuchos. Chavín con su jocosidad venezolanista hacía vibrar al público, con un gran histrionismo. Francisco Arrieta captó al público con su magistral exposición de los temas al frente del Quinto Criollo, con su voz de barítono profundo. Ramón Soto Urdaneta y su “Sábado gaitero” fueron un referente importante. El greco-marabino Demóstenes Tiniacos de magistral oratoria, reinó en los años 70 y 80 tempranos, fue pionero en el canal NCTV. Ozías Acosta con sus ocurrencias unidas a sus gaitas costumbristas que hablan de ferrys, burreros y esquinas.

Javier Bertel con los chistes contagiosos, ha sido un gran presentador. Leandro Lenin Montiel con su gran inteligencia y creatividad infinita, de verbo encendido. Carlos Ernesto Bohórquez, animador solemne y clásico, al igual que Danilo Bautista.

Pero en estos años del siglo XXI, tenemos una nueva voz, un talento emergente con gran calidad, es Adolfo Ochoa, quien nació en Maracaibo el 28 de octubre de 1968. Hijo de Carmen Alicia García y Antonio José Ochoa, cursó estudios en el colegio Cajigal, donde participó activamente en la gaita y en los actos culturales. Se graduó como técnico superior en informática. Comenzó en la gaita siendo un adolescente, en 1990, con la agrupación Sabor Añejo. Desde 1994 es integrante de Gaiteros de Pillopo, divisa a la que le dio un nombre nacional Astolfo Romero como director-fundador. En 1991 Adolfo Ochoa recibió el reconocimiento como “Solista revelación del año”. Destacó en los escenarios de todo el país, y sonó en las emisoras de muchas ciudades de Venezuela con el tema “Las navecas” (1997) del paraguanero Elías Hernández. Con “La sorpresa” en 1998 y “Gaitero de vieja escuela” en 1999: ambos temas del compositor Elías Hernández, su autor talismán.  Colocó en las carteleras musicales los temas “Pregonando”, “El pañuelo” de Neguito Borjas en la temporada 2002. “La mujer más bella” y “Se perdió la tradición”. Además, es el presentador de la agrupación Gaiteros de Pillopo, rol que desempeña con solvencia, y donde se ha alternado con los grandes de ese oficio: Leandro Lenin, Enrique Quiroz y Ozías Acosta, además, con mucho brillo.

“Se veían pasar a diario

como en un viaje encantado

navegando lado a lado

Cabimas a Maracaibo

partiendo desde el mercado

aquellas veloces lanchas,

Las Navecas a sus anchas

solían cruzar nuestro lago”.

(Hernández, 1997)

En 2017 Adolfo entró al equipo de la estación SUITE 89.1FM con su propuesta de música hispana actual. Está al frente del programa “Yo los pongo a bailar” de 10:00 am a 12:00 m. junto a Francisco Hidalgo y Argenis Carruyo “El volcán de América”. Su animación es fresca y actual, impulsa la música tropical zuliana. En ese equipo comparte con figuras estelares del medio como Ángel Martínez González, José Rafael Rivero, Lolettec Contreras, José Bonacía, Orlando López, Vanesa Martínez, Daniela Badell, Danny Atencio, Joco González y Endito Fuenmayor. Tengo el orgullo de dirigir ese proyecto, que nació en el año 2011, que se ha consolidado gracias al apoyo de los oyentes. Hoy en día ocupa un lugar privilegiado en la preferencia de los usuarios de la radio.

Adolfo Ochoa cuida mucho su entorno familiar, su hogar representa su mayor tesoro, su refugio y su fuente de motivación vital. Comparte los escenarios con su hijo mayor, quien es bajista titular de Gaiteros de Pillopo, de nombre Adolfo David Ochoa Roldán. Su esposa es Juliana de Ochoa, una hermosa dama, es su mayor apoyo, junto a sus hijos menores: Virginia Chiquinquirá y Adolfo Enrique.

“Adolfito”, como lo llaman sus compañeros en la gaita y en la radio, es la nueva voz de la animación, un talento que aporta carisma y alegría a la gaita, y una gran calidad a la radio de vanguardia.

León Magno Montiel – @leonmagnom – leonmagnom@gmail.com