El beato Santiago Alberione

- Publicidad -

INTERNAUTAS YA TIENEN SU SANTO PATRON

La Santa Sede acaba de elegir al patrono que cuidará a todos los “navegantes” en sus aventuras por la web. Y es que a veces la intercesión de un santo es necesaria para que que nos mantenga la conexión rápida, nos ayude a encontrar la página web que buscamos y sobre todo, nos proteja del spam.

Desde hace ya bastante tiempo que Internet llegó a nuestras vidas para quedarse. Por lo mismo, era lógico que los internautas quisieran tener a alguien que los cuidara y guiara en sus aventuras y desventuras por la Web.

Tomando en cuenta lo anterior, el Colegio de Cardenales de la Santa Sede acaba de elegir a su patrono. Y es que la “www”, “ícono” de los avances tecnológicos, no puede quedarse atrás en nada; tampoco en lo que respecta a los santos, ya que ellos son los que hoy llevan la “batuta de la ayuda” en todo orden de cosas.

¿De quién se trata?. Del sacerdote italiano Santiago Alberione, beatificado el pasado 27 de abril por el Papa Juan Pablo II, quien fue considerado por la Iglesia Católica como “un auténtico profeta y apóstol de las comunicaciones”, debido a que a comienzos del siglo XX intentó responder a las necesidades del mundo mediante una revolución pastoral de la mano de los medios de comunicación. Fundó las famosas “Paulinas”.

Pero este nombramiento fue bastante “peleado”, ya que para llegar a conseguir este honor Santiago Alberione tuvo que “competir” con otros importantes santos.

De hecho, el español San Isidoro de Sevilla era el favorito cuando la Santa Sede comenzó a estudiar quién debería ocupar ese lugar. Además, peleó codo a codo con Santa Rita, Santa Tecla, San Andrés, Santa Clara, San Juan Bosco, San Maximiliano Kolbe, San Pedro Regalado y, por supuesto, con Santiago Alberione.

El “elegido” como “apóstol de las comunicaciones” para que los cibernautas se encomienden a él, aportará entonces el componente espiritual que, de acuerdo a la Iglesia Católica, hace falta en este “tecnificado” mundo.

El Vaticano coincidió con los “navegantes”, quienes emitieron su voto a través del sitio italiano Santi Beati, que abrió una encuesta sobre quién debería ser el patrón de la Red. Luego de varias “rondas” de votaciones, el favorito de la mayor cantidad de internautas fue el padre Alberione.

¿Quién fue Santiago Alberione?

Nació el 4 de abril de 1884 en San Lorenzo di Fossano (Italia) en el interior de una familia muy cristiana y trabajadora.

El “pequeño Santiago”, el cuarto entre sus hermanos, experimentó desde muy niño el llamado de Dios.

Un día durante su primer año en la escuela elemental, la maestra le preguntó qué haría cuando fuera mayor, a lo que él respondió: “Quiero ser cura”.

Y así fue. Cuando apenas tenía 16 años ingresó en el seminario de Alba. En ese lugar se encontró con quien sería padre, guía, amigo y consejero durante 46 años: el canónigo Francisco Chiesa.

Pero fue la noche del 31 de diciembre de 1900 la que marcó su hermosa vocación: estando en adoración ante la Eucaristía, recibió una luz especial que le hizo comprender los signos de los tiempos. El 29 de junio de 1907 es ordenado sacerdote.

Desde ese momento se sintió profundamente obligado a servir a la Iglesia y a los hombres del nuevo siglo, por lo que fundó en 1914 la Sociedad de San Pablo, a la que siguieron otras cuatro congregaciones femeninas, cuatro instituciones seculares y diversas asociaciones.

Además, y como fruto de su vinculación con los medios de comunicación en la labor evangelizadora, creó una comunidad religiosa dedicada especialmente a la impresión de periódicos, libros y revistas con la idea de llevar a todas partes los preceptos católicos.

A lo largo de su vida publicó varios libros e impulsó ediciones para todos los públicos de las Sagradas Escrituras.

El 26 de noviembre de 1971, a los 87 años de edad, el padre Alberione fallece, habiendo recibido momentos antes de su muerte la visita del Papa Pablo VI.

Las últimas palabras que dejó como testamento espiritual a sus hijos e hijas son una invitación a la esperanza: “Muero… rezo por todos, ¡Paraíso!”.

Visita el website oficial del beato Santiago Alberione: AQUI