Celebrando 29 años de identidad musical

SONY DSC
- Publicidad -

“Con tremenda construcción
se pierde el sabor gaitero,
y el pueblo saladillero
buscará su emigración.
Y no quedará un lugar
que no sea destruido
donde la gaita ha vivido
su tradición regional”
Luis Ferrer (1936-1982)

El primer verso de la gaita “Remodelación” del año 1969 con el conjunto Rincón Morales, me inspiró el nombre de mi programa “Sabor Gaitero”, fundado en septiembre de 1984 en la vieja Radio Calendario 1020AM, emisora que entonces estaba ubicada en la avenida 25 de Maracaibo, frente al Colegio La Epifanía. Con ese nombre me proponía promover la gaita, y por tanto, la identidad musical de los marabinos.

Hoy, casi treinta años después, al revisar las gaitas del decenio 1970 compruebo que los compositores gaiteros también fueron engañados por el entonces presidente de la república, Rafael Caldera, al anunciar la demolición del barrio El Saladillo “dando paso al futuro…” y prometer que allí construiría el Centro Libertador, obra que nunca llegó, convirtiendo ese fraudulento proyecto en la mayor estafa realizada a la ciudad de Maracaibo en seis siglos de historia. Sus responsables directos: el doctor Caldera y su abyecto gobernador Hilarión Cardozo.

En este 2013 se cumplen 29 años de la creación de mi programa, caracterizado desde un principio por transmitirse los doce meses del año, para dar una contundente respuesta a la exagerada sobrexposición de ritmos foráneos y  de formas musicales ajenas al zuliano en las emisoras locales, hecho que estaba deformando nuestra identidad musical.

En el  prólogo escrito por la periodista Mariana Ferrer Mello para el CD “Álbum Raigal” afirmó:

“Siempre vale la pena ir a la raíz, rememorar la génesis y el porqué del programa Sabor Gaitero, una historia que es prácticamente la vida misma del padre de la criatura, León Magno, quien siendo aún un niño descubrió que la radio era el medio más cercano, más cálido. Recibió la  influencia directa de dos empedernidos radioescuchas: su padre Luis Nemesio Montiel y su abuela materna Josefina Bozo de Villalobos”.

Agrega también: “Él participaba en la elaboración semanal de un radio-periódico en la escuela Gabriela Mistral, que cada viernes se transmitía por los altavoces de plantel. Entendió gracias a eso, el inmenso poder de la radio para comunicar, transformar y educar al mismo tiempo. Allí nació su pasión por este mundo radial que le ha permitido consolidar su militancia cultural en tres décadas”. (Ferrer, 2007)

Mi experiencia como radiodifusor  comenzó en 1983 con el programa de salsa y jazz “Caribana” en Radio Selecta. En breve lapso, ese esfuerzo pionero dio paso al espacio  “Vuelo Nacional”, a través de Aeropuerto 1220AM, en los tiempos del decreto “uno por uno”, emisora que dirigía Gerardo Pozo y estaba ubicada en la salida nacional del aeródromo La Chinita.

Sabor Gaitero germinaría al año siguiente, gracias al padrinazgo de Rafael Enrique Mena, locutor aragüeño que vino a dirigir Radio Calendario. Así empezó a crecer el programa cada mediodía, con el atrevimiento de difundir la gaita todo el año.

En su crónica, Mariana Ferrer Mello describe:

“León  recordaría en ese instante el inmenso poder de la radio y el tiempo demostraría que el invento de Guillermo Marconi, lograría posicionar a la gaita como la forma musical preferida por el gran público, consagrándola como un canto nacional, sobre todo; a partir del boom mediático en la década de los 60. Fue Sabor Gaitero el primer programa de gaitas transmitido a través del Circuito Continente para todo el país, utilizando precarias líneas telefónicas y líneas muertas, a través de las que transmitía las carreras de caballos el maestro Alí Khan”. (Ferrer, 2007)

Mi objetivo desde entonces ha sido la defensa de ese canto que lo considero nuestra alma sonora. He utilizando todos los escenarios y herramientas posibles; desde la animación de eventos y festivales gaiteros, pasando por crónicas sobre la gaita, conferencias, hasta la creación del portal web www.saborgaitero.com, acontecimiento que coadyuvó a preservar la memoria gaitera, resguardando en un lenguaje digital global: historias, letras, imágenes y sonidos  del  folclor zuliano.

La música es un medio para percibir el mundo, un instrumento de conocimiento que incita a descifrar una forma sonora del saber. Según afirma Hormigos y Martín (2004): “La música ha sido siempre una forma de expresión cultural de los pueblos, a través de la que se expresa la creatividad”.

La música es un arte, es una manifestación  que va unida a las condiciones culturales, económicas, sociales e históricas de cada sociedad. Para poder comprender un tipo de música en concreto es necesario situarlo dentro del contexto cultural en el que ha sido creado, ya que la música no está constituida por un agregado de elementos, sino por procesos comunicativos que emergen de la propia cultura. La música tiene como finalidad la expresión y creación de sentimientos, también la transmisión de ideas y de una cierta concepción del mundo. Y para el pueblo lacustre, la  música más relevante es la gaita.

Entendido como un reconocimiento al trabajo de investigación realizado durante veinte años, plasmado en el portal web www.saborgaitero.com, en junio del año 2004 recibí el Premio Nacional de Periodismo, de manos del presidente Hugo Chávez en el salón “Ayacucho” del Palacio de Miraflores. Ese hecho sirvió  de impulso para darle un nuevo aire al trabajo como difusor, ahora renovado en formato multimedia, llevando la gaita a través de la radio en simultáneo con la televisión, por los canales Global TV, Urbe TV, Atel Satelital y la televisora social TVes.

En este 2013 estamos celebrando 29 años del proyecto Sabor Gaitero, ahora apoyados en la Fundación para la Academia de la Gaita (Fundagraez); presente cada día en Coquivacoa Televisión y en la emisora Suite 89.1FM, eso representa mi más elevada misión en la vida.

Así como tenemos rasgos físicos que nos dan una identidad personal, también tenemos rasgos sonoros que definen nuestra identidad musical. Esa es la premisa que he defendido en estos años. Tal como dijo el poeta Luis Ferrer, no permitamos que se pierda el sabor y la identidad de los habitantes de esta ciudad puerto:

“No se volverá a escuchar
en el Cerro de la Gaveta
tampoco en las Quince Letras
gaita volverá a sonar,
como tumbaron los dos
diciendo que es nuestro bien
por qué no  esguazan también
el templo San Juan de Dios”
(Luis Ferrer, Remodelación)

La  identidad regional, la entiendo como el conjunto de símbolos, formas artísticas, costumbres, imaginario colectivo y tradiciones que otorgan una distinción a los ciudadanos de cada región. Por tanto,  los nacidos en el Zulia poseemos esa distinción como colectivo, diferenciado del resto del país y el mundo. La identidad regional zuliana confiere características muy particulares ante el macro-conjunto cultural latinoamericano. Sin duda, constituye un mosaico de particularidades, multiétnico, con el denominador común, una característica casi maternal: el sentido de pertenencia a la patria. Preservemos esa identidad y cultivemos nuestra zulianía.

Twitter @leonmagnom