La musa florida del Zulia

- Publicidad -

Twitter: @villdaniel / Correo electrónico: villdaniel@gmail.com

LA ZULIANIDAD  DEFIENDE A CAPA Y ESPADA SU IDIOSINCRACIA A TRAVÉS DE LAS NOTAS MUSICALES: La gaita, al bambuco, la danza, la contradanza, los valses y las décimas resguardan el acervo musical de la región

…porque en mi garganta cargo siempre un bambuco, un vals, la décima de Palmar y una dancita de Armando.

El Zulia es expresión musical. Muy claro lo dejaron Renato Aguirre y Jairo Gil con su composición Mi vida es cantar, interpretada por el “Colosal” Ricardo Cepeda y VHG. Nuestra vida es cantar. En nuestra prosa va el alma y en la tonada el sentir.

“Montá los plátanos, que ya Armando va a tocar”, se escuchaba en los hogares zulianos todos los mediodías, cuando Armando Molero, el “Cantor de todos los tiempos”, comenzaba su programa radial de media hora en la década del 50.

Rafael Rincón González “pintó” con su pluma un Maracaibo florido, la Maracaibo de antaño. Aquel, mi Maracaibo, de estilo colonial.

Y el “Monumental” Ricardo Aguirre reveló al mundo el clamor de una grey zuliana que se confunde en un solo amor por la Virgen de Chiquinquirá. Amor inmenso, glorioso, excelso, sublime y tierno; amor celeste, divino y santo hacia tu bondad.

La gaita, estandarte musical del estado y soberana de los ritmos zulianos, se acompaña de bambucos, danzas, contradanzas, valses y décimas para enriquecer el legado cultural de la región.

Cuando suena la gaita el cuerpo se alborota, la sangre corre loca, circula sin cesar. (Mario Viloria)

Mi danza

Ilan Chester – Tu boca

{mp3}ilan chester -tu boca{/mp3}

Tu boca es como una flor, linda, fresca, roja y pura. Es un manantial de amor que, las penas de amor, cura.

Armando Molero era el patriarca de la música zuliana. No había composición o género que no dominara. Las ondas hertzianas eran su canal y miles de marabinos, a la hora del almuerzo, su audiencia.

Decía “Neguito” Borjas en su Gaita a Molero: Como Armando nadie supo la contradanza cantar, ni una décima, ni un vals, ni una danza, ni un bambuco.

Artistas como Tino Rodríguez, Lila Morillo y Jesús Sevillano vieron en sus composiciones como “Tu boca”, “El cocotero”, “La suegra” y “Maracaibo de antaño” un acervo de la idiosincrasia zuliana y plasmaron su legado en la cultura popular nacional.

Aquellos valses zulianos

Gustavo Colina – El diablo suelto

{mp3}gustavo colina- el diablo suelto{/mp3}

Fuego en tus ojos, amor y encanto. Tienen tus labios dulce temblor. Miel me brindaste con tus besos inocentes, en la noche soñadora en que me diste tu candor.

Rafael Rincón González, un juglar en todo el sentido de la palabra, se ganó el calificativo de “Pintor musical del Zulia”, por más de 600 creaciones que brotaban el calor zuliano en cada interpretación.

Heraclio Fernández avisó al mundo que andaba “El diablo suelto” y que los “Ecos del corazón” retumbaban más allá de la región zuliana.

“En el Zulia, los valses se interpretan con mucha más rapidez y virtuosismo que en el resto del país”, explica el músico Deivid Fuenmayor, en su columna Sonidos venezolanos. “Se acompaña musicalmente con instrumentos de cuerda, esencialmente, y en la parte de percusión, las maracas”.

Playa inspiradora

Cecilia Todd – Constancia de un pescador

{mp3}cecilia todd – constancia de un pescador{/mp3}

Viví de la pesquería desde mis primeros años. Mi oficio, remendar paño; mi hobby, la poesía. Las décimas, mi alegría, me hicieron aborrecer el trabajo de tener que pescar en un cayuco, sin comida, ni guayuco ni agua dulce que beber.

“Esta décima la hice como a la 1.00 de la mañana, pensando en que desde niño mi oficio era la pesquería. Enseguida me levanté, la terminé de escribir y la puse en el mostrador del negocio. Como a las 6.00 de la mañana, la leyó mi hermano Simón y me dijo ‘Pedro, vos no sabéis lo que habéis hecho. Esta décima va a dar qué hacer’”.

Pedro Palmar es el rostro de las décimas en el Zulia, en especial de El Moján. Su habilidad, y facilidad, para componer 10 versos con ese toque de jocosidad que caracteriza al Zulia lo convirtió en Patrimonio Cultural de la región.

Los bambucos y las danzas tampoco le fueron esquivos y se constituyó en un grande de las composiciones playeras, esas mismas que nacen en una enramada, a la orilla del Lago.

El baile del country

Guaco Clásico – Aniceto Rondón

{mp3}guaco clasico – aniceto rondon{/mp3}

Hoy yo quisiera, otra vez, ver repetir si quiera un baile tan grandioso y colosal, donde de mi cuerpo nuevamente pueda oír la contradanza que a mi Zulia hizo bailar.

“La contradanza, o country dance, llega al Zulia a través de España, que a su vez adaptó del minuet francés y que a su vez emuló al country dancing inglés”, recordó Rafael Rincón González, autor de “Mi contradanza”, que inicia este segmento, en un concierto. “Así que todo es una gran familia”.

La gaita de “Aniceto Rondón”, interpretada por El Saladillo, le dio la bienvenida a la contradanza al género gaitero, con un inmenso éxito a pesar de que nadie la quiso interpretar. Esta gaita veterana, con ritmo de contradanza, El Saladillo a la usanza al Zulia canta con ganas.

Y mientras nuestro lar se aferra al recuerdo de estas composiciones, eclipsadas por el arrebato de las nuevas melodías, yo quisiera recordar las noches de serenatas, de bambucos y de gaitas que cantó el “Monumental”.

Cardenales del Éxito – Mi vida es cantar

{mp3}ricardo cepeda – mi vida es cantar{/mp3}