Rafael Urdaneta: víctima del colonialismo y el centralismo

- Publicidad -

Correo electrónico: caciquenigale@yahoo.es

Toda esta semana el estudiantado de este país estará pendiente de celebrar Halloween con la diligente ayuda de docentes y comerciantes.

El lunes 24 de Octubre nadie recordará a un hombre extraordinario, ejemplar servidor público, militar revolucionario, uno de nuestros libertadores.

Fue el más leal soldado de Bolívar, su amigo entrañable y su reivindicador cuando en la propia Caracas le execraban.

Dijo Urdaneta al General Bolívar en los inicios de la Campaña Admirable en La Grita el 18 de mayo de 1813: “…si con dos hombres basta para emancipar la patria, pronto estoy a acompañar a usted”.

Los más claros conceptos de la personalidad de El Libertador los emitió su querido compañero de armas Urdaneta. “Es necesario advertir que el general Bolívar actualmente no pertenece sólo a Colombia; él es un ente que pertenece ya a todo el mundo. Su nombre es ya propiedad de la historia, que es el porvenir de los héroes”. Así se expresó cuando algunos lisonjeramente sugerían coronar a Bolívar. A Páez le increpó: “¿Cree usted que este sería el modo por el cual él consintiese en un poder que lo rebaja?”.

Bolívar no fue menos generoso al expresarle a su amigo y admirado camarada: “Con la más grande satisfacción he sabido que usted ha salvado el ejército de Caracas, con lo cual ha salvado usted las esperanzas de la República… yo le doy a usted las gracias en nombre de Venezuela, que si vuelve a ser liberada deberá a usted este beneficio”. Ocaña 27 de Octubre de 1814.

El Libertador reconoció siempre el cúmulo de talentos y virtudes que poseía Rafael Urdaneta, por eso le encomendaba las tareas más complicadas, las que exigían mayor prudencia y sabiduría.

Pero de esto nadie se acordará este lunes 24 de octubre cuando los colegios y universidades cierren sus puertas para pasar un día holgazán. Será día de asueto en el Zulia, chévere para celebrar Halloween. En el resto del país, nada, lunes de Halloween.

El colonialismo y su hijo primogénito el centralismo, seguirán ignorando la historia profunda y verdadera de nuestro pueblo. Mientras más ignorancia y más relajo, más ganancias y menos dignidad.

Rescatar hoy a Urdaneta, como venimos rescatando a Bolívar, y reivindicar las luchas de nuestros pueblos originarios, así como los valores de nuestro ser nacional, son en este momento una necesidad vital para la pervivencia de la nación venezolana.

Los imperios viejos y los nuevos no se suicidan, al contrario, se empeñan en eternizarse y crecer. La dominación cultural es la antesala de toda opresión imperialista contra los pueblos idiotizados.

Urdaneta representa en la etapa actual de la lucha bolivariana, la lealtad con el líder y la entrega desinteresada, la actitud ética y el patriotismo a todo riesgo.

Es el ejemplo que requerimos para levantar las defensas que impidan una aventura del alocado imperialismo en decadencia contra la patria de Bolívar.

Urdaneta es la misión que falta.