A 5 años de la muerte de Astolfo Romero

- Publicidad -

UN LUSTRO SIN “EL PARROQUIANO”

Sábado 20 de mayo de 2000: Astolfo Romero se disponía a grabar la guía de “Ave Cantora” en el estudio de Germáncito Ávila. Finalizada la grabación, entre amigos, hubo brindis con ponche crema. Astolfo David y Astolfo sólo habían podido hablar por teléfono. Antes de llegar al estudio, lo había retrasado un percance con uno de los cauchos de su vehículo. Con un difuso dolor en el pecho, llegó a su casa. Aquella noche, hace cinco años, la gaita perdió a su “Parroquiano”.

Agenda

En el marco de las actividades conmemorativas de la partida terrenal de Astolfo Romero, la Gobernación del Estado Zulia, a través de la Fundación para la Academia de la Gaita “Ricardo Aguirre” del Estado Zulia, organizó una agenda para el viernes 20 de mayo de 2005, que se inicia bien temprano en la mañana con una ofrenda floral en el Cementerio “Corazón de Jesús”, en la avenida La Limpia.

A las nueve de la mañana se celebrará una misa por el eterno descanso del alma de Astolfo Romero en la Basílica de Nuestra Señora de Chiquinquirá; y a las once de la mañana se homenajeará su memoria en el acto de entrega de los premios del Festival “Una gaita para tu comunidad”, en el Centro de Arte de Maracaibo “Lía Bermúdez”.

En la noche, la plazoleta de la Basílica se convertirá en escenario para rendir tributo al legado de Astolfo Romero a través de las obras que lo inmortalizaron como “El Parroquiano”, con la participación en pleno del gremio gaitero.

El disco

Como homenaje perenne a su memoria, la Gobernación del Estado Zulia editó una producción discográfica que contiene dieciocho temas compuestos por Astolfo Romero, trece de los cuales se han convertido en duetos gracias a las bondades de las tecnologías, y cuyos arreglos estuvieron a cargo de Humberto Bracho, Nano Silva, Germán Ávila Jr. y José Luis García.

Esta producción, titulada “Astolfo Romero canta sus éxitos con Los Chiquinquireños”, incluye cinco temas grabados originalmente por La Parranda Gaitera, en su versión comercial: “Andina”, a dúo con Pedro “Cantaclaro” Villalobos; “Viajando por Venezuela”, junto a Neguito Borjas; “Recordación”, con Gustavo Aguado; “Te espero en Navidad”, al lado de Betulio Medina; y “De pueblo en pueblo”, acompañado por Argenis Carruyo.

Están también incluidos temas que en su grabación original fueron parte de producciones institucionales, y que en esta oportunidad presentan a Astolfo Romero junto a Danelo Badell, con el tema “Gaitero de Calidad”, del año 1984 con La Parranda Gaitera y “La típica gaita vieja” de 1991, con Gaiterosos, originalmente grabada por Eroy Chacín, ahora con el dueto Astolfo Romero/Daniel Méndez.

De igual manera son un tesoro de colección las grabaciones de “Ave Cantora”, junto a otro chiquinquireño, Betulio Medina; “Amor Chiquinquireño”, al lado de Carlos González; “El cara e´guapo” y “Alborozo”, junto al heredero de su legado, Astolfo David Romero.

Otros temas incluidos como dúo son “Alegre Sabor”, compuesta por Astolfo Romero en 1977, para la voz de quien hoy la interpreta, gracias a la tecnología, junto a él: Ricardo Cepeda canta junto a “El Parroquiano” esta gaita grabada originalmente por Cardenales del Éxito, y reeditada en 1984 por el mismo Astolfo Romero, en un disco institucional de La Parranda Gaitera.

Suena también “El látigo de la gaita” en “Mosaico Parroquiano”, que recoge las más alegres parrandas de Astolfo Romero; entre ellas “La Barloventeña” y “La Negra Cumbá-Cumbá”.

Complementan el disco las versiones completamente originales de “El Barbero”, con Gaiteros de Pillopo, año 1985; “Mercado de los buchones”, ganadora del Festival Pampero 1984; “La taguara de Bartolo”; “La tienda de Tobías”, gaita del año 1983 y “Gaita Callejera”, del año 1989 con Cardenales del Éxito.

De la pluma de Renato Aguirre González para “El Parroquiano”

…La calle era una colmena
que se mecía en el tiempo
con las caricias del viento
y el amor de Cira Elena
que flotaba en dicha plena
pues paría en su aposento
a este varón cuyo ejemplo
hubo de colmar la escena…

…Fue tan brillante el encuentro
que hizo derramar el jugo
de aquella calle que pudo
nutrirse del nacimiento…

…Un catirito afeitao
resultó el muchacho aquel
con escapes de monell
y con rines niquelaos…