Ferrer, Gilberto

- Publicidad -

GILBERTO FERRER, “REMACHE”

Tamborero, director

Conjuntos: Maragaita / Cardenales del Éxito

BIOGRAFIA

Gilberto Ferrer, conocido popularmente como “Remache”, nació en Cabimas el 7 de julio de 1936, y desde muy joven sintió cariño por la gaita, en gran medida por la afición de su padre, quien en 1945 ganó un concurso organizado por Ondas del Lago en homenaje a Rómulo Gallegos.

Cuando aún no existían grupos organizados de gaita, Gilberto Ferrer iba con su tambora en la mano hasta la casa de su amigo Luis Ferrer, donde se reunían a ensayar gaitas cada viernes por la tarde, en parrandas que llegaban a prolongarse hasta el domingo.

A raíz de estas reuniones en la calle Padilla, nacen las agrupaciones Casuca y Pitoquín, que a la postre se convertirían en Rincón Morales y Cardenales, respectivamente.

Gilberto y Luis Ferrer integraron Pitoquín, que en 1962 fue rebautizado como Cardenales, pero tras una división el año posterior, y por sugerencia de Ricardo Aguirre, pasó a llamarse finalmente Cardenales del Éxito.

Ese mismo año, Cardenales del Éxito se consagró y batió récord en ventas. En paralelo al crecimiento que experimentaban “los pájaros rojos”, la carrera profesional de Gilberto también crecía, y por tal razón, en 1966 se trasladó a Caracas para trabajar en la Texas Petroleum Company.

Cuatro años habían pasado de la dolorosa pérdida de “El Monumental” Ricardo Aguirre, y en 1973, Gilberto Ferrer vuelve a Maracaibo, transferido a la Texaco Maracaibo Inc., entonces volvería a hacerse cargo de Cardenales del Éxito, llegando al final de la temporada con un plausible éxito.

A partir de 1978, “Remache” dejo de ser parte de la divisa cardenalera, pero siguió aportándole a la gaita a través de la creación de una agrupación institucional, que a la larga haría historia: Corpogaita, el génesis de Maragaita.

La agrupación Maragaita, inicialmente dirigida por Astolfo Romero y luego bajo la égida de Luis Ludovic alcanzó un gran reconocimiento en el ambiente, especialmente con el recordado “Grito de Gloria”, del dúo dinámico conformado por Wolfgang Romero y Leandro Zuleta, en la voz de Carlos Méndez.

A estas alturas, Gilberto Ferrer no participa directamente en ninguna agrupación, pero comparte y recuerda con regocijo los logros de una carrera signada por el optimismo y la constancia.