Suarez, Mario

- Publicidad -

MARIO SUAREZ

Cantante

Conjuntos: Billos Caracas Boys / Otros

BIOGRAFIA

Mario Enrique Quintero Suárez, mejor conocido como Mario Suárez, es uno de los valores de la música zuliana que más versátilmente se ha destacado. A sus casi ochenta años de vida, contados desde el 19 de enero de 1926, don Mario Suárez ha cantado sus éxitos en casi toda América, ha sido actor dramático y cómico, fue el primer cantante venezolano en tener su propio programa de televisión, integró la Asociación Venezolana de Artistas en calidad de secretario general y es padrino de las incipientes carreras de Lila Morillo, Beto Parra y Mayra Martí, entre otros.

Su debut en la música se produjo en 1946, y no precisamente cantando música venezolana. Apadrinado por el cantante Pedro Vargas, don Mario Suárez se inició cantando boleros y música internacional y no fue sino hasta ocho años después cuando empezó a interpretar música criolla con el conjunto de Juan Vicente Torrealba.

A la par, grabó valses, danzas y contradanzas, que en suma totalizan más de mil canciones en más de noventa álbumes, algunos compartidos con Luis Alfonso Larrain, Billo´s Caracas Boys, Aldemaro Romero, Jesús Sanoja, Arnoldo Nali, Anibal Abreu, José Sabré Marroquín, Adolfo Guzmán, Alvaro del Mar, Los Torrealberos, Cándido Herrera, Henry Rubio y Amado Lovera, entre otros.

“Nocturnal”, “Arpa”, “Adiós”, “Por el camino”, “Rosa Angelina”, “Desilusión”, “Aquella noche”, “Madrugada llanera”, “La potranca Zaina”, “Nunca sabré”, “Cantaclaro”, “Moliendo café”, “Ayúdame Dios mío” y “Sabaneando” le adjudicaron además del reconocimiento del público dentro y fuera de Venezuela, diez discos de oro. Don Mario Suaréz integró el staff de Radio Caracas Radio y Televisión, Radio Uno, Radio Rumbos, la Televisora Nacional y Televisa, animando y conduciendo espacios audiovisuales, de entre los cuales “Anécdotas para recordar” se lleva las máximas glorias.

En 1998, la Alcaldía de Maracaibo le otorgó la Orden Ciudad de Maracaibo y la Gobernación del Estado Zulia le confirió la Orden Relámpago del Catatumbo, por sus cincuenta y dos años de vida artística. Recientemente ha vuelto a Maracaibo, a descansar y pasar sus años de retiro en la tierra que le vio nacer, escoltado en ocasiones por su hija, la actriz Nora Suárez.

Compartir
Artículo anteriorSulbaran, Saul
Artículo siguienteTeran, Jesus