El Centro de Educación Popular “Jesús Rosario Ortega” (CEP)

- Publicidad -

En una comunidad ancestral, al norte de la ciudad de Maracaibo nace el Centro de Educación Popular “Jesús Rosario Ortega” (CEP). Santa Rosa de Agua es un pueblo con  más 250 años de historia ligada a la etnia Añú o Paraujana.

Gente ribereña, descendientes de los Arahuacos construyeron sus viviendas palafiticas sobre las aguas del Gran Lago de Maracaibo, porque “llegamos tarde cuando El Padre repartió la tierra, entonces nos tocó vivir sobre el agua” (Mitología Añú).

La reconquista de la esencia Añú se organiza y se ejecuta desde hace 35 años en el Centro de Educación Popular “Jesús Rosario Ortega”, auténtica institución de participación colectiva, consciente y entusiasta para la solución de los problemas que aquejan a la histórica comunidad de Santa Rosa de Agua, además de ser un oasis para la muestra cultural del modo de vivir su cosmogonía mitológica, las necesidades espirituales y del  cuerpo, conservación del ambiente, el enriquecimiento intelectual y tecnológico, el esparcimiento, el deporte y las relaciones entre iguales.

El origen del Centro de Educación Popular “Jesús Rosario Ortega” se debe a la generosidad, a la convivencia y a la esperanza de la comunidad, que impacta a quien se acerca. Nació entre los manglares del Caño de Montecristo con un grupo de jóvenes que se sintieron parte de su vida. Estos soñadores eran estudiantes de carreras sin culminar, se unieron a poetas dispuestos a fraguarle una salida de vida a Santa Rosa de Agua y a algunos sabios y sabias Añú, que indicaron el camino que une el pasado ancestral con el presente, proyectando un futuro que permite tejer los sueños de la colectividad en una constante e incansable vigilia.

“La historia del CEP es una historia que no ha terminado. Tiene el efecto del fuego, nada le es ajeno, todo lo combustiona. El CEP es un ejemplo de la capacidad que se tiene cuando las comunidades y sus soñadores se dan la mamo” -Isabel Lossi

La parte tangible del CEP lo constituyen sus edificaciones y su gente: el edificio administrativo con su recepción atendida por personas de la comunidad, el consultorio odontológico, el taller de oftalmología de Barrio Adentro, el Infocentro, la biblioteca “Simón Palmar”. Arriba su sala de reuniones y las oficinas administrativas; y una marea de gente en un constante ir y venir, así como el comedor comunitario para los abuelos, las abuelas y los niños y niñas de la comunidad. Solo en estos dos edificios se atienden anualmente a más de 30 mil personas.

Al cruzar el puente sobre el Caño de Montecristo, nos encontramos con el Museo de los Pueblos de Agua “Indio Miguel” (MUPAIM), con su Gran Teatro del Pueblo Añú, para 100 personas, el parque infantil “El Barco de los Sueños”, el Bohío “La Guachafita” para el esparcimiento y la contemplación, la Gran Terraza del Pueblo, la Sala de Exposición Permanente del Bosque del Manglar, los consultorios de odontología y oftalmología de Barrio Adentro. El la parte alta está Radio Coquivacoa 94.3FM, auténtica emisora comunitaria y participativa del pueblo Añú, cargada de programación producida por gente de la comunidad de Santa Rosa de Agua. También nos encontramos con la disciplina ancestral de los japoneses: el Dojo Kendan de la organización nacional de karate Tanabe. Y por supuesto gente y más gente, en un constante ir y venir, entre el canto de los pájaros del manglar, la brisa y el ciclo eterno de las mareas del caño.

Los cantos de las décimas paraujanas, la gaita de furro, la danza de Marisol Ferrari, los sonidos de la Orquesta Infantil y Juvenil Núcleo Santa Rosa de Agua, los jóvenes con sus kimonos blancos, los propios y los extraños, la tertulia ocasional de quienes esperan ser atendidos por los médicos de Barrio Adentro, se unen a la sinfonía sonora y contemplativa del Bosque de Mangles Rojos.

Pisan las hermosas baldosas del MUPAIM alrededor de 50 mil personas anualmente, entre niños, niñas, adolescentes, adultos, abuelos y abuelas.

El Centro de Educación Popular “Jesús Rosario Ortega” es una colmena de amor en el manglar, que espera con los brazos abiertos para compartir la sabiduría contigo. El Museo de los Pueblos de Agua “Indio Miguel” es la vida eterna de los habitantes de la comunidad, que florece entre la sabiduría y la ternura de su gente, en busca de salud física y mental, crecimiento intelectual, expresión cultural, en fin cotidianidad con una enorme carga de amor entre iguales, con la gratuidad que da la generosidad de los hombres y mujeres de buena voluntad.

Álbum de Fotos del CEP

{gallery}zulianidad/album_CEP{/gallery}