Texere recibe a dos nuevos duendes

- Publicidad -

El 16 de septiembre del año 1987 cantamos para Latinoamérica, cantamos para la vida urgida de poesías, y en aquel momento dijimos con Evy Ferrer, con Ángel Sarmiento, Álvaro Barros y Nayin Torres, con Cástor Nuñez y con Ángel Erazo nuestra proclama: al reunirnos en vida, canto y proyectos coincidentes, dijimos lo que hoy cobra más vigencia:

“Descubrir a la América indígena, a la negra, a la ibérica, avanzar hasta la luna amarilla de un continente perdido en el olvido, modelar una nueva vasija de barro para el agua fresca. Saber cosechar en terreno árido el sentido de nuestra lucha, cantar con desgarro la miel de la nana, despertar al duende garcialorquiano con un fusil de flor en gargancia, derrotar en pleno centro de un relámpago rojo, la injusticia arrastrada por siglos. Abrirse uno el cuerpo en una danza ancestral y bruja: ser tierra, continente, pan, albergue, infinita alegría después del reencuentro, música, camino, búsqueda… Hoy un deber es seguro entonar un canto que comprometa, no hay otro camino. Desde el escenario unificador y con cada uno de los poros abiertos al paso de la gota de sudor, aportamos un canto a la búsqueda de Nuestra América”

Estas palabras acunaron más palabras, más tejidos, más poetas, más cantores. Luego Ariel Donoso, Diana Carolina, Mario Pérez, Ninoska Romero, Fernando Vadel, Obert Rincón, César Morao, Israel Colina, Angelmy Zerpa, María Alejandra Alvarado, Heberto Ramos, Carlos Otero, Olesky, Gisela Farías, Gustavo y Edinson Martínez, Andrehina Hernández, Héctor Espina, Marcos Machado, Roger Henríquez, y otros amigos y duendes.

Hoy con estas palabras de siempre,  queremos convocarles a celebrar esta nueva senda que hoy Texere asume. Con alegría, con asombros, con la misma fe y compromiso, con una fiesta de amistad puntual, como lo diría Isaac López, pues el “texido” puntea otras texturas, otros pliegues del manto pluricultural que nos configura, y del que ustedes forman parte con cada puntada. Ese manto que sigue cobijando nuestros cantares y labores. Los sonidos ahora se tornasolean, cual batir de alas de colibrí, en otros vuelos que son los mismos asumidos desde el 87, pero con otras dinámicas, otros hallazgos, otras vivencias.

Andrés, Yolanda, María Dolores, María Isabel, Osain, Javier, Rodolfo…Texere todo damos la bienvenida a Wilson “Quena” y a Edgar Hernández, dos maestros, y dos duendes que tejerán sus sonidos con el trabajo que todos han logrado desde los obreros de la escena hasta el escuchador consciente y participante. Celebramos nuestra juntez transparente, sin mediaciones, sin dilemas, sin medios filos, sin sospechas, y les invitamos a todos, a todas, a esta fiesta, pues todos y todas forman parte de nuestros sonidos y nuestra cohesionada sonoridad.

Nuestra próxima cita con el canto será este viernes 15 de julio a las 7pm en PDVSA La Estancia Maracaibo, compartiendo con el grupo Abiayala.

Más información sobre Texere en su sitio web oficial